martes, 24 de febrero de 2009

Orlando Barone: “Nunca vi una oposición mediática tan grande contra un Gobierno”

me llega por mail este reportaje a orlando barone publicado por puntal
a continuación pego una parte.

-¿Se de­fi­ne co­mo es­cri­tor, pe­rio­dis­ta o am­bas co­sas?
-Soy ex es­cri­tor, ex pe­rio­dis­ta, ca­da vez me sien­to más ex (bro­mea). Aho­ra, ha­blan­do en se­rio, en el fon­do sien­to que trai­cio­né un po­co a la li­te­ra­tu­ra. El pe­rio­dis­mo me atra­jo, fue una par­te de mi vi­da muy im­por­tan­te (y di­go fue por­que aho­ra, con la ma­du­rez, tie­ne in­ters­ti­cios en don­de se cue­lan otras co­sas y ya no es­tá pri­me­ro el pe­rio­dis­mo y des­pués la fa­mi­lia, si­no al re­vés).

-Aho­ra es­tá vol­vien­do a es­cri­bir fic­ción: ¿Se sien­te más li­bre pa­ra ha­blar des­de la li­te­ra­tu­ra?
-Son dos de­sa­fíos dis­tin­tos. Pri­me­ro, por­que des­de la li­te­ra­tu­ra es­cri­bís so­bre los te­mas que te ata­ñen es­pi­ri­tual­men­te, car­nal­men­te; no es­cri­bís so­bre lo que la agen­da te mar­ca.

El pe­rio­dis­ta es­cri­be so­bre lo que la agen­da le man­da, arrien­da su in­te­li­gen­cia y cul­tu­ra en fa­vor de la agen­da, nos al­qui­la la his­to­ria in­me­dia­ta pa­ra que no­so­tros la con­te­mos.

Pa­ra un es­cri­tor, el pe­rio­dis­mo es trai­cio­nar el pen­sa­mien­to re­fle­xi­vo. Pe­ro a la vez a mí me re­sul­tó apa­sio­nan­te, por­que te en­tre­nás a ser lle­va­do por la co­rrien­te, con la ma­na­da, con una obe­dien­cia, con una su­mi­sión a tu pro­fe­sión de una ma­ne­ra ex­tre­ma.

-¿Hay li­ber­tad de pren­sa en la Ar­gen­ti­na?, lo con­sul­to por­que se acu­sa a es­te Go­bier­no de coar­tar la li­ber­tad de ex­pre­sión...
-(Re­fle­xio­na unos se­gun­dos) Yo nun­ca asis­tí a una opo­si­ción me­diá­ti­ca tan gran­de con­tra un Go­bier­no co­mo con­tra és­te; nun­ca asis­tí a una an­da­na­da opo­si­to­ra tan fue­rte. La Na­ción, Cla­rín, Crí­ti­ca, Per­fil, Re­vis­ta No­ti­cias, to­dos los gran­des con­duc­to­res de TV y ra­dio.

En­ton­ces, si el Go­bier­no es he­ge­mó­ni­co y dic­ta­dor y le pa­sa es­to: ¿qué pa­sa­ría si no lo fue­ra? Cual­quie­ra de los gran­des con­duc­to­res di­ce que no hay li­ber­tad de pren­sa y en el mis­mo ac­to se es­tán con­tra­di­cien­do.

-¿Cree que es­ta opo­si­ción tan fuer­te que se ha­ce des­de los me­dios con­tri­bu­ye a es­te des­cré­di­to ge­ne­ra­li­za­do que tie­ne hoy el Go­bier­no?
-Has­ta aho­ra de­cían que nun­ca los me­dios le ha­bían po­di­do ga­nar a la opi­nión pú­bli­ca.
Yo me ha­go una pre­gun­ta: ¿Exis­te otra opi­nión pú­bli­ca que no sea ex­pre­sa­da a tra­vés de es­tos me­dios opo­si­to­res?, ¿exis­te otra opi­nión pú­bli­ca, de es­tra­tos so­cia­les a los que vos ni yo per­te­ne­ce­mos, que a la ho­ra de vo­tar pue­den dar­nos una sor­pre­sa? Res­pues­ta: no lo sé. Da­ría la im­pre­sión de que no. Una se­gun­da co­sa que di­ría es que tie­ne in­fluen­cia la pre­sión in­for­ma­ti­va in­ten­cio­na­da cuan­do el seg­men­to so­bre el que se im­po­ne esa pre­sión es per­mea­ble; es de­cir, si hay una so­cie­dad que em­pie­za a des­creer de un go­bier­no y re­ci­be per­ma­nen­te­men­te es­tí­mu­los pa­ra ese des­crei­mien­to, se jun­ta la per­mea­bi­li­dad de la so­cie­dad fren­te a la in­for­ma­ción.

-¿Cree que la so­cie­dad ar­gen­ti­na es po­co crí­ti­ca?
-Los me­dios tie­nen una par­te de­ma­gó­gi­ca que es ne­ce­sa­ria: ha­cen ne­go­cios, tra­ba­jan pa­ra un clien­te y lo que quie­re el clien­te le doy. Ahí pier­de el pe­rio­dis­ta y el me­jor em­plea­do del mes es el más al­ca­hue­te. Ade­más lo­gra­ron, con la pa­la­bra cam­po, una cons­truc­ción lin­güís­ti­ca im­ba­ti­ble: la equi­pa­ra­ron a Pa­tria y a him­no y has­ta tu­vie­ron la osa­día in­te­lec­tual (no sé si pen­sa­da, pe­ro sa­lió per­fec­ta): lo de pe­que­ño pro­duc­tor. La pa­la­bra pe­que­ño im­pli­ca ni­ño, ino­cen­te, in­sig­ni­fi­can­te, pa­ra te­ner­le pa­ter­na­lis­mo, pie­dad, com­pa­sión, com­pren­sión. Pe­que­ño. Si un pro­duc­tor que tie­ne 500 o 300 hec­tá­reas que va­len 5 mil dó­la­res ca­da una es pe­que­ño, ¿qué es el peón go­lon­dri­na?, ¿y qué es el hi­jo del peón go­lon­dri­na?, ¿y qué es el del co­nur­ba­no que no tie­ne ni un lo­te don­de po­ner una ca­si­lla de ba­rro? Esa cons­truc­ción de pe­que­ño fue un ha­llaz­go idio­má­ti­co que me­re­ce un es­tu­dio de ex­per­tos.

-¿La pa­sa mal ex­pre­san­do sus ideas en la ra­dio?
-Ten­go a mi fa­vor que soy sim­pá­ti­co (se ríe). En rea­li­dad, lo que me preo­cu­pa cuan­do es­toy ro­dea­do de una ma­sa uni­for­me es que em­pie­zo a des­con­fiar. Di­go: ‘No pue­de ser que to­dos los pe­rio­dis­tas pien­sen igual, que no ha­ya otro Ba­ro­ne cer­ca’. Me pre­gun­to si to­dos los em­plea­dos de los me­dios pien­san igual que los me­dios en don­de tra­ba­jan. Lo más tris­te es pen­sar que la so­bre­vi­ven­cia y el em­pleo li­man la re­sis­ten­cia.

-¿Qué res­ca­ta de es­te Go­bier­no?
-Quie­ro que ter­mi­ne los cua­tro años de man­da­to, que lo de­jen go­ber­nar.

-Pe­ro, ade­más, us­ted co­mul­ga con al­gu­nas ideas, ¿con cuá­les?
-Co­mul­go con el te­ma de los de­re­chos hu­ma­nos; con la re­dis­tri­bu­ción de la ri­que­za; me gus­ta que ha­ya pues­to la po­lí­ti­ca de nue­vo en es­ce­na; que ha­ya tra­ta­do de li­mi­tar el po­der de los eco­no­mis­tas; me gus­ta que el rie­go país, que era 7.000 des­cen­die­ra a 200 o 300 pun­tos; me gus­ta que no ha­ya re­pri­mi­do a na­die, que a pe­sar de que yo su­fro el de­sor­den ese de­sor­den im­pli­ca que pue­do com­pren­der la al­te­ri­dad; me gus­ta que nun­ca en sus dis­cur­sos o sus ges­tos se me­ten con los más dé­bi­les, que siem­pre es­tén con­tra los más fuer­tes y por eso pa­gan los pre­cios. Un pá­rra­fo apar­te: to­dos los go­bier­nos tie­nen fo­cos de co­rrup­ción (ni­chos o con­tai­ners, no lo sé, pa­ra eso es­tá el pe­rio­dis­mo con su mi­ra­da crí­ti­ca). Lo que no me gus­ta es la ge­ne­ra­li­za­ción de nom­bres du­ran­te años sin apor­tar prue­bas. Me pre­gun­to: si un país tie­ne su­pe­rá­vit fis­cal (te so­bre pla­ta); tie­ne una ca­ja su­pe­rior a la que tu­vo nun­ca (50.000 mi­llo­nes de dó­la­res); en­ton­ces, si es co­rrup­to, es un ma­go por­que sa­ca pla­ta de un lu­gar que no sa­be­mos.

-Con el te­ma de la dis­tri­bu­ción: ¿no le pa­re­ce que hay un dis­cur­so que no se con­di­ce en la prác­ti­ca?
-Di­ría que hay una de­si­lu­sión en­tre el dis­cur­so y la de­mos­tra­ción; de to­dos mo­dos, creo que lo que se hi­zo los pri­me­ros cua­tro años fue la in­te­gra­ción de gru­pos que no es­ta­ban in­clui­dos. Se in­cor­po­ra­ron un mi­llón y me­dio de ju­bi­la­cio­nes: se pue­de de­cir que es pro­ba­ble que ha­yan ju­bi­la­do gen­te que no lo ne­ce­si­ta, pe­ro un Go­bier­no que sa­le al res­ca­te con 650 pe­sos es por­que tie­ne es­te cri­te­rio de in­clu­sión.

-En es­te sen­ti­do, ¿crees que los Kirch­ner es­tán cer­ca del pe­ro­nis­mo tra­di­cio­nal?
-El pe­ro­nis­mo es un mis­te­rio ar­gen­ti­no. Me da la im­pre­sión de que el pe­ro­nis­mo ge­ne­ra­ba, en las épo­cas an­te­rio­res, una vi­va­ci­dad po­pu­lar de ges­ta épi­ca de los su­mer­gi­dos, de los apar­ta­dos que ve­nían a ser in­clui­dos a par­tir de la po­lí­ti­ca de dis­tri­bu­ción del in­gre­so pro­ba­da en la rea­li­dad. Pe­ro jun­to con eso de­jó se­cue­las de odio, de ren­cor, de re­cha­zo ge­ne­ral que en aquel mo­men­to, co­mo los vi­vas eran tan gran­des, ese re­cha­zo to­pa­ba con una pa­red de pa­sio­nes; aho­ra, el pe­ro­nis­mo no ge­ne­ra esa vi­va­ci­dad po­pu­lar de en­ton­ces, pe­ro sí el mis­mo re­cha­zo y ren­cor de an­tes.

-¿Qué rol jue­ga la opo­si­ción en es­te es­que­ma?
-Creo que la opo­si­ción ha ins­ta­la­do so­bre el país una mi­ra­da pe­si­mis­ta y el Go­bier­no no lo­gra si­quie­ra re­du­cir el im­pac­to con una sen­sa­ción op­ti­mis­ta. To­do cuan­to ha­ga el Go­bier­no es­tá car­ga­do de es­cep­ti­cis­mo.

De negros y mulatos

-¿Có­mo vi­vió las elec­cio­nes de EE.UU.?, ¿qué lec­tu­ra me­diá­ti­ca ha­ce so­bre el te­ma?
-Es un fe­nó­me­no que con­vier­te al mun­do en una al­dea glo­bal. Los pen­sa­do­res de la úl­ti­ma par­te del si­glo pa­sa­do anun­cia­ron que se ins­ta­la­ba es­ta al­dea glo­bal y es­tá: se ve en el cam­peo­na­to mun­dial, en el fu­ne­ral del Pa­pa, en el acon­te­ci­mien­to de las To­rres Ge­me­las, pe­ro creo que lo de las elec­cio­nes ad­qui­rió un ca­rác­ter inu­sual pa­ra una elec­ción en EEUU. Te­nía un in­gre­dien­te: el fac­tor ne­gro.

-¿Va a cam­biar al­go pa­ra la Ar­gen­ti­na?
- Hay un can­dor pro­vin­cia­no en­tre quie­nes no vi­ven en Nue­va York, Man­ha­tan o Chi­ca­go en creer que van a re­ci­bir al­gu­na co­sa nue­va. Pri­me­ro, es­pe­re­mos que lo re­ci­ban los EE.UU, que no que­den de­frau­da­dos an­te tan­ta ex­pec­ta­ti­va; se­gun­do, uno pue­de pre­gun­tar­se si un pre­si­den­te que le ha­ce mu­cho bien a su país no le ha­rá mal al mun­do; ade­más, no creo en la ge­ne­ro­si­dad de los vo­tan­tes nor­tea­me­ri­ca­nos: creo que los que vo­ta­ron a Oba­ma no pen­sa­ron en los que vi­vi­mos en es­te mo­des­to país, con gran­des pro­ble­mas. ¡Na­da! Ese pen­sa­mien­to no co­rrió y di­ría que no co­rrió ni en el mis­mo EE.UU. pa­ra con los de otro Es­ta­do. Pe­ro es cier­to que es una elec­ción que con­vo­ca mu­cha ex­pec­ta­ti­va, es una elec­ción es­par­ci­da a los cua­tro vien­tos, es co­mo si en la An­ti­gua Ro­ma se eli­gie­ra al Cé­sar: en las Ga­lias, en Per­sia, en los lu­ga­res en don­de ha­bía do­mi­nios ro­ma­nos tam­bién se ce­le­bra­ba la elec­ción del Cé­sar (o se abo­mi­na­da, no im­por­ta). Es una rea­li­dad in­ne­ga­ble: es­ta­mos atra­ve­sa­dos por el im­pe­rio. La pre­gun­ta que yo me ha­ría fren­te a es­ta elec­ción es por qué Oba­ma, que es mu­la­to, en es­ta elec­ción triun­fa co­mo ne­gro. Me pre­gun­to si asu­mir que ser mu­la­to es ser me­nos que ne­gro. Sin mo­ra­le­ja.

**************************************************************************************
otro tema:

La señora Rosa María Mercedes de Bary Pereda de Ruiz Guiñazú, titular de 1.450 hectáreas en la Estación Chancay, partido de General Viamonte, ¿qué parentesco tiene con la Sra. Ruiz Guiñazú?

La señora María Isabel de Bary de Racedo, dueña de 1.155 hectáreas en el mismo distrito, ¿qué parentesco tiene con la periodista de marras, furiosa defensora del 'campo' y autoproclamada 'independiente'?

La señora Isabel Pereda Benedit, propietaria de 1.225 hectáreas, linderas con el campo de los Ruiz Guiñazú, ¿qué relación tiene con la agitadora profesional de los intereses de la oligarquía?

La señora María Teresa Pereda B. de Barry Tornquist, propietaria de 1.389 hectáreas, ¿qué lazos de consanguinidad la unen a Magdalena, a quien mi tía Catalina admira fervorosamente desde su ingenuidad por su 'autonomía' a la hora de emitir opiniones y brindar información?

Magdalena: lo único que Ud. hace detrás del micrófono de Radio Continental es defender los intereses hegemónicos de las clases dominantes. Está claro que lo suyo es pura basura oligárquica.

Luis D'Elía.

***************************************************************************************
por ultimo:monner sans presidente del jurado de bailando por un sueño?

saludos.

10 comentarios:

guille dijo...

Patricio ,este barone ¿es la pata progre de continental? ,pregunto porque de cooperativa no salgo.
Saludos.

MONA dijo...

Noooo... este Barone se fue de Continental... ahora está en Radio del Plata, con la periodista Liliana Lopez Foresi.
Muy bueno el reportaje que transcribiste... Y muy claras las ideas de Barone...
Saludos!!!

guille dijo...

¿Estaba con victor hugo?

Martín LatinoameriKano dijo...

Barone se la bancaba sólo en Continental, la radio de los agrogarcas. Es digno de aplauso, especialmente con tanto periodista de medio pelo y vendido al negocio del medio (empresa) para el que trabajan, si se le puede llamar trabajar.

El reportaje es espectacular, Barone es clarísimo, concreto.

Lo de D'Elía también es muy bueno. Continental es un vómito, prefiero radio 10, fuera de joda.

Saludos.

Fuenteovejuna dijo...

PATRICIO GENIAL LA NOTA DE ORLANDO BARONE, QUE ES UN K-PO Y SE LAS BANCÓ EN MEDIO FINANCIADO POR EL PODER DOMINANTE.
LA INFORMACIÓN SOBRE LA FAMILIA RUIZ GUIÑAZÚ ES EXCELENTE, DE DÓNDE PROVIENE? SI ES UN LIBRO PODRÍAS PASAR LA DATA ASÍ LO CONSIGO.
EL PAPI DE LA OLIGARCONA CONDUCTORA FUE FUNCIONARIO DE UN GOBIERNO DE LA DÉCADA INFAME, PERO ELLA ES UNA VIEJITA DEMOCRÁTICA, COMO LAS DE LA POESÍA DE MARIO BENEDETTI.
Saludos!!

patricio dijo...

guille:barone trabajaba en continental pero siempre mantuvo su linea ideológica, razón por la cual últimamente no lo dejaban ni meter bocado,como bien te dice mona,ahora esta en del plata con Liliana, con Victor Hugo casi no se hablaban.

mona:es un capo barone,en la ultima edición de la revista debate hay un articulo suyo sencillamente impecable.

martin:se la re bancaba,recuerdo que antes en las tardes de continental tenia un programa con Diego valenzuela,y siempre tuvo una posicion clara,lastima que no tengo a mano el link de la ultima debate porque su articulo es maravilloso.

fuente:la info sobre la magdalena me la pasan los compañeros de ftv, osea Luis D'Elía.
la url es: http://www.ftv.org.ar/

un abrazo a todos.

Martín LatinoameriKano dijo...

Patricio, lo sé. Mi viejo escucha Continental desde toda la vida en la oficina. Cuando ando por allá o vamos a algún lado en el coche, él tiene Continental. A Barone lo escuché hacer sus comentarios dándoles bien duro a los agrogarcas.

Lo que me da mucha pena es lo de Victor Hugo, primero porque se rodeó de gansos, segundo porque está tan cegado por su obsecuencia que perdió la calidad de "serio", y cuando dejás de ser serio...

patricio dijo...

martín:hay momentos en la vida donde uno tiene que elegir, y elegir implica renunciar,ahora cada cual sabe que elige y a que renuncia.en el caso de Victor Hugo esta muy claro.
y si...es una lastima y van.

Anónimo dijo...

Flaco de vez en cuando tira la cadena en los comentarios...hay un olor a mierda....

Que manera de escribir boludeces como se nota que nunca laburaron la tierra como para decir tantas huevadas.

Saludos.

Martín LatinoameriKano dijo...

Uy, que raro, un anónimo antiK.

Che, ¿así que vos trabajas la tierra? que loco, pensé que lo hacían las máquinas y/o los peones (a veces menores, a veces en negro).

Dejen de llorar y no sean caraduras, porque nos calientan mas.


Tiro la cadena, así se va el olor a Anónimo.

Related Posts with Thumbnails

''HASTA LA VICTORIA SIEMPRE''

''HASTA LA VICTORIA SIEMPRE''